sábado, 31 de diciembre de 2011

Sueño despierta

Escucho la emocionaba música,tumbada en el suelo junto a la pequeña chimenea , que con alguna dificultad logré enceder. Escucho emocionada la música, y me pierdo despierta en un desierto de luces y de arena fina y soy libre. Escucho emocionada la música , la música que por fin oigo desde mi corazón. Hoy no me importaría tenerte y amarte toda la noche.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Irene

En la habitación un silencio sordo, en la cama postrada, ella, con su calidez. Entre sus pálidas manos lleva un rosario perlado que alguien unos minutos antes había confiado.
Unos suspiran, otros lloran y, la luz de los cirios en la blanca pared dibuja volubles siluetas angelicales. Fuera de la estancia, a través de la ventana vestida de tules negros, las ramas del olmo blanco, arremeten contra el ventanal, queriendo entrar en la alcoba, y arropar con sus hojas el cuerpo inerte de Irene.
Ella era la primavera, la mujer alegre que dejo mecer en brazos amorosos su cuerpo candente, vivo, tierno. Esa noche, esa misma tenebrosa hora, Irene exhaló su último aliento, el viento cesó, y un perfume a lirios inundo la estancia.
Había muerto la mujer y se incorporó el Ángel que sutilmente se alejó, y, allí quedaron los avenidos, rezando plegarias, sin saber que Irene se había convertido en lo más precioso, en el más bello y sereno ser.

martes, 27 de diciembre de 2011

Maldita guerra


En la madrugada de un año, de ésta historia, tocaron violentamente en un humilde hogar. Un grito desgarrado, una madre murió. Se llevaron un trozo de sus entrañas. Maldita guerra!!

viernes, 16 de diciembre de 2011

Manzanila con Anís

Una taza de manzanilla con anís todavía humeante. Fuera en la plaza caminó descalza largo rato.
Se acercó a la playa y el agua cristalina reflejó su silueta y su rostro.-Porqué no me vio si me tenía en sus brazos?, -Se preguntó para sus adentros-

sábado, 10 de diciembre de 2011

Al vaivén de un columpio

Ella era única. Su risa grotesca engullía todas las penas, sus maneras nada delicadas, y una cabellera poco cuidada. Ella vivió al vaivén de un columpio. Un espléndido sarcófago conserva su cuerpo donde se puede leer:

Laugh laugh laugh.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Tristeza

Tiempo atrás solía reír como ríen los niños. Brillaba igual que las Pléyades con su azul cálido. El tiempo se hizo chiquito y las nubes siempre de color gris. Cada noche, guardaba su corazón en un pequeño cofre, el refugio de sus lágrimas, de su pasado. En su boca el amargo sabor de unas letras, de un poema que nunca fue para ella. Sus huesos se posaron un día, hace ya mil años.

martes, 22 de noviembre de 2011

Dias y noches

Sus días son días corrientes. Familia, trabajo, amigos, algo de lectura, cotillear un poco. Sus noches son la esencia del amor, el pecado grabado a fuego.Sus colmillos se afilan y no pueden parar de comer cuellos, ya sean con , o sin corbata.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Soñando Tarajales

Yo me crié mezclada con la tierra y, en los inviernos hundía mis pies en ella, cuando la lluvia impregnaba el manto, convirtiéndolo en lodo.
Yo me crié mezclada con la tierra y en las tardes de primavera atravesaba las espigas de trigo con los ojos cerrados; más de un coscorrón propinado por tal proeza.
Mi niñez entre tarajales y cañas de azúcar, entre tuneras y almendras.
A la pela me llevaba mi padre y me agarraba a su cuello mirando el mundo desde arriba.
Yo me crié mezclada con la tierra, entre barrancos, y corre, corre, que te pillo.
Mi hogar olía a café tostado, y mi madre en fila colocaba la blanca ropa, que caprichosa ondeaba al aire.
Yo me crié mezclada con la tierra, con el timple y las malagueñas.





lunes, 10 de octubre de 2011

Luna llena

Una preciosa luna llena inunda la cálida noche. Mientras, escucho a Rita Hayworth "Amado mío" y se me embarga el alma y sueño despierta y... que noche más bonita!!

viernes, 30 de septiembre de 2011

Unas letras

Ésta noche se llena de silencio, el mismo silencio donde ahora descansa un hombre. Su esposa, sus hijos y nietos, le rodean como ofreciéndole su última despedida. Queriéndole dar todo el amor.
Él, ya descansa tranquilo. Fueron horas malas, pero Dios no le abandonó y durmió plácidamente en sus brazos. Le hemos despedido los demás, pensando en la hora venidera de todos, en esa hora, en que nuestro Señor nos acoja en su seno, y por fin podamos descansar en paz.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Una vida cualquiera


Tenía por costumbre llamar a los difuntos, aún a sabiendas de que algunos se sentirían ofendidos. Uno a uno, aparecían, como si con aquel reclamo, el corazón atormentado de Mery Camille encontrara el sosiego transitorio.
El extraño secreto de Camille, fue descubierto, por su amiga Matilde. Una noche de verano de esas en que las cigarras nos regalan su monótono concierto, Matilde, que por esos días se hospedaba en casa de Camille, dormía algo inquieta por el bochorno de la noche, así que  decidió salir al jardín y pasear un rato, disfrutando del perfume de las flores que lo cercaban.
Esa noche, los lirios y los jazmines desprendían un olor tan profundo, que había despertado  la curiosidad de Matilde. La dulce fragancia, hizo, que la mujer siguiera aquella loción excelsa. Justo enfrente, descubrió una deteriorada lápida, cubierta de hojarascas. Un grito mudo salió de su boca, cuando descubrió en la piedra labrada, un epitafio:


El infortunio de una vida,
No termina con la muerte,
si nunca se ha vivido.

Mery Camille  1822-1850

lunes, 19 de septiembre de 2011

Nestea al limón

Otra noche más sin poder pegar ojo. He dado mil vueltas en la cama, he intentado contar ovejas y nada. El Nestea fue la causa.
 Tengo que salir de la cama, pues ya acuden los fantasmas a visitarme. Mientras golpeo las teclas de mi viejo ordenador, se oyen jadeos cerquita de mi ventana. Dejo de escribir, y con la curiosidad de los mortales, miro a través de los cristales. Y en el jardín cubierto de verde césped, mi vecina del cuarto con el banquero del primero, ruedan, en la alfombra verde como si del recreo se tratara. Las cosas que se descubren en una noche de insomnio!.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Un sueño

Un sueño es un sueño, por eso los míos nunca se harán realidad. Sólo pido un año de amor

domingo, 4 de septiembre de 2011

La asesina de Nancy

Tan bella. Nancy ha llegado por fin a casa. Viste un precioso y elegante vestido  de seda rosa. Su cabellara es de un rubio platino. Irresistible, es el centro de todas las miradas. Al anochecer, comienza su macabro plan. Con un gran cuchillo de cocina, que por error fabricaron junto a su indumentaria, Nancy, mata uno a uno, a todos los que festejaron su aparición.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Flamboyano

Acabo de tomar café sin efectos secundarios, pues sigo igual de dormida que al amanecer. El sol aún permanece rezagado, a saber que estuvo haciendo. Desde la quinta planta de mi edificio, a través de los cristales ahumados, observo  a  una pareja que  desayuna en la terraza, enfrente. Entre arrumacos y croissants, tímidamente los primeros rayos de sol. Al rato, la tierna pareja discute acaloradamente, y un pobre chiguagua sale despedido al aire. Tuvo mucha suerte, pues cayó en la copa de un hermoso Flamboyano rojo.

viernes, 26 de agosto de 2011

En el río


Lancé una malla verde al río, queriendo atrapar el amor, Y comprendí que fue un deseo estéril.


miércoles, 24 de agosto de 2011

Bossa-nova

Me acaban de despedir, y con la liquidación recibida he terminado en Copacabana. La tentación se hizo poesía y allí estabas tú.

domingo, 21 de agosto de 2011

De cuando los corazones lloran

Ni los fuegos de artificio con su estruendo.
Ni el torrente que la lluvia forma en la tarde,
en la tarde oscura de invierno, madre inmensa,
madre enorme que tú todo abarcas.
Manos juntas al firmamento, ruegan la misericordia
de unos  oídos sordos. (Y sobreviene el sueño eterno.)
(Festines y  grotescas risas de unas  marionetas)
Ni la pena de sus almas putrefactas,
ni el dolor de sus bocas secas,
nada se escucha, cuando los oídos permanecen sordos.

viernes, 19 de agosto de 2011

Verde Musgo


Sumergió  sus manos  en las aguas tranquilas del lago, y en su interior danzaron   en un vaivén de movimientos orquestados.
La serena quietud de la tarde y la música de sus colores, hicieron que Renata se abstrajera totalmente de la realidad, y poder olvidar por unos instantes la pasión contenida de un amor inmensamente hermoso, pero lejano.

En todos lados cuecen habas

¿Pero qué me pregunta usted?, me dijo la anciana, con una cachimba enorme en una esquina de la boca, que al mismo tiempo chorreaba ba...